domingo, 18 de octubre de 2009

Un domingo en El Rastro.

Domingo a las 14 horas era la cita, en un bar frente al Mercado de la Cebada, en el barrio de La Latina, pleno centro de Madrid. El motivo, el cumpleaños de un amigo. El menú, tapas variadas, vino tinto y cerveza. La ocasión, ideal para recorrer antes de la cita, el Rastro, el mercado callejero más tradicional de la capital española.
Por lo que pude averiguar entre la gente invitada al evento, el Rastro debe su nombre a que en la zona donde se instala se ubicaban antaño varias tenerías o curtidurías en torno a la calle de la Ribera de Curtidores cerca del matadero que se encontraba en la ribera del Río Manzanares, por lo que al transportar arrastrando las reses ya muertas con sus pieles desde el matadero hasta las curtidurías, se dejaba un rastro de sangre.
Otra versión, habla de una oscura leyenda, que atribuye también el nombre a la sangre que dejaban los condenados a garrote, que eran ejecutados públicamente en este lugar.
El término también significa las afueras, algo así como los arrabales, límite hasta donde alcanzaba la jurisdicción de los alcaldes de Corte.
Según la normativa municipal vigente, el Rastro tiene lugar todos los domingos y días festivos del año entre las 9:00 y las 15:00 en el barrio de Embajadores, en el
distrito Centro. Un máximo de 3.500 puestos de venta se extienden en torno a la Plaza de Cascorro y su monumento dedicado a Eloy Gonzalo en el extremo norte, el eje de la calle de Ribera de Curtidores y calles aledañas, la calle Embajadores al este, y la Ronda de Toledo y la Plaza del Campillo del Mundo Nuevo al sur.

Tradicionalmente, la actividad comercial se centraba en artículos que no se comercializan en los mercados y establecimientos clásicos, como mercancías viejas y extrañas, rarezas y objetos diversos. Hoy en día hay de todo, se pueden encontrar en los puestos desde carísimas antigüedades hasta artesanías, libros, revistas viejas, estampillas, juegos de cartas, ropa de 1era., 2da. mano, accesorios de moda y calzado. En muchos puestos se regatea, pero si esa es la intención, aconsejan pasarse entre las 9 y las 10,30 ya que a partir de las 11 llega todo el malón de turistas y es el momento de mayor afluencia de gente.
A partir de las 14 horas la gente comienza a acercarse a los bares de la zona a tomar un aperitivo, ya sea un vermut, una copa de vino o unas cañas de cerveza con tapas, como nosotros que vinimos a festejar el cumple del amigo Turú.








Fotos de arriba hacia abajo:
Placa de la Plaza del Cascorro, corazón del Rastro.
Música con copas.
Puestos callejeros.
Medias para damas.
La biblia y barbie.
Galería de antigüedades.
Esculturas
Marionetas.
Gente caminando sobre la calle Ribera de Curtidores, principal eje del Rastro.


9 comentarios:

Alicia Seminara dijo...

El Rastro es interminableeeee!!!

Creo que el puesto de medias que fotografiaste es donde me compré un par de medibachas de lana!!!

Pero a lo mejor, no, qué se yo, hay muchos puestos que venden cosas interesantes o no pero bien vale darse una vueltita, coincido totalmente!

Besos, Omar!

Hisae dijo...

Buena documentación sobre ese mercado que es conocido a nivel nacional. Por cierto, tengo una camiseta igual a la que lleva el muchacho en la última foto. Y no la compré en el Rastro.

Un abrazo.

Omar Magrini dijo...

Alicia, jajajajaj me gusto lo de las medibachas de lana!!! Es verdad, hay muchisimos puestos y muchas con cosas interesantes y otras no tanto, pero el ambiente que se respira es unico.

Mario: sí el rastro es conocido internacionalmente.
Se puede saber donde la compraste??? jajajajaj

Un saludo y que tengan un muy buen día.
Omar

Hisae dijo...

La compré en Lanzarote, en una tienda con franquicia en todo el mundo, pero sí, si lo que querías saber es si la compré de rebajas... lo confieso... SÍ, LA COMPRÉ EN REBAJAS...

Omar Magrini dijo...

Muy bien Marito, así se hace. No hay que pagar de más si se pueden comprar cosas muy buenas en las rebajas. Yo compro todo en las rebajas, y ahora que aquí en madrid hace dos años que estamos de rebajas continúas, mejor todavía.
Un saludo y que tengas un muy buen día!
Omar

Mariana dijo...

Al rastro fui dos veces estando en Madrid y parecia que nunca terminaba. O seria que nos desviabamos a comer cada 200m...
Ahora El Rastro y... pucha como se llama el de Barcelona que no me sale...... ese.... hasta la jeta de gente...

abuelo Andrés dijo...

Muchos años hace ya que no veo el rastro de Madrid, cuando lo vi quedé impresionado de la cantidad de cosas que existian para vender y cambiar.
Me alegro que el cumple de tu amigo resultara bien y con esas copas de vino y cerveza fresquita.
Un saludo.

Bandida dijo...

Los mercaditos tienen su encanto, aunque no soy partidaria de comprar ropa de segunda mano.
Me parece que la pasaste lindo, no?

Omar Magrini dijo...

Mariana:
En Barcelo, solo conozco tres, el de la Boqueria que esta cerca de la rambla, que es casi todo de comestibles, imperdible, el Mercat Del Encants Plaça de les Glories Catalanes y el Mercadillo de la Plaça de Sant Josep
Plaça de Sant Josep Oriol
que se parece mas al Rastro.Los tres sellenan de gente los fines de semana.

Abuelo Nadres, sí es realmente impresionante la cantidad de cosas, y ahora hay puestos en las calles aledañas tambien, es un gran mercado al aire libre.

BAndida, si yo tampoco soy de comprar ropa de 2da. mano, me da un poco de cosa. Sí en las rebajas, pero usada, todavia le tengo una cierta idea. La pasamos muy bien con amigos, comiendo, tomando y charlando hasta bien entrada la tarde.

Un saludo para todos y que tengan una muy buena semana.
Omar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails