lunes, 23 de agosto de 2010

Confesiones de verano.

Nada mejor que las eternas tardes del verano madrileño en la piscina de Casa de Campo, para enterarte de las cosas de la vida, pero de la vida de los otros. (No me mal entiendan… je, je, je,)
Como todos los fines de semana del verano boreal, concurrimos a la piscina; esta vez acompañados por un amigo inglés, que trabaja en una compañía telefónica, de visita por trabajo en los madriles por unos días.
Lo que sigue a continuación es un relato (un poco resumido), del último año de su vida sentimental. El motivo por el que escribo este post es para mostrar la diferencia entre la vida del norte y la vida del sur (hemisferios) o entre las sociedades nórdicas y sajonas y latina suramericana. Aunque sea un solo caso, pero creo vale el ejemplo.
Peter (33) conoce a Glenda (31) alemana ella, en Londres, en el Museo británico; ambos estaban extasiados viendo la piedra Rosetta y sus corazones se vieron reflejados. Hubo flechazo y amor a primera vista, con la caja de cristal blindado que cubre la piedra, de fondo y de testigo...
A los tres meses, (el año pasado) Glenda renuncia a su trabajo y le dice a Peter que se va seis meses a recorrer el mundo con una mochila al hombro.
Peter, mas allá de enojarse o sorprenderse, la felicita por la idea y le dice que no hay problemas, que aproveche y disfrute del viaje.
Y así, Glenda, con su mochila, se fue de viaje y Peter se quedó en Londres trabajando. A los dos meses de la partida, él se tomó unos días de vacaciones y se fue a Tokio; ahí se encontraron y estuvieron juntos una semana recorriendo el país del sushi y del sol naciente. Luego Peter volvió a su trabajo y a ella a seguir recorriendo.
Pasaron dos meses más, él volvió a pedir unos días de vacaciones y se fue a Sidney, Australia, por una semana y ahí, el confín del mundo, vivieron una semana de puro amor recorriendo el continente, saltando de un lugar a otro, literalmente, como dos canguros más.
Luego de esa semana él volvió a Londres a seguir trabajando y ella a seguir de viaje por dos meses más. Cumplidos los seis meses, Glenda volvió a Londres y a los 20 días consiguió un trabajo en el cual está ahora.
Hoy viven juntos, felices y contentos en un departamento en las afueras de Londres.
Peter pasó el fin de semana con nosotros, luego de una semana de trabajo, aquí en la capital del reino, mientras Glenda trabaja en Londres.
Y como plus extra, el domingo, había dos jóvenes inglesas, tomando sol muy cerca nuestro; y la conversación giró en torno a la elección del lugar al cual se irían a vivir y a trabajar el año próximo para acumular experiencia; Hong Kong, Dubai, Australia o Nueva Zelanda. Nosotros, como dicen los españoles, flipabamos.
“Cada casa es un mundo” decía mi abuela, pero haciendo una reflexión express; que lejos que está esto que acabo de relatar de lo que vive o piensan familiares y amigos en Argentina, algunos de los cuales no se les ocurriría salir de Santa Fe, (ni de chicos, ni de adolescentes, ni de novios y menos dejar a la novia seis meses que se vaya a recorrer el mundo sola, ni de casados y ya con hijos menos todavía) pero no se les cruzaría jamás por la cabeza hacer semejante cosa. Tengo primos que sólo conocen Córdoba y Mar del Plata, ni siquiera salieron del país. Y no solo primos, amigos también de buena posición, pero la idea ni se les cruza. Ellos como muchos, eligieron tener muy cerca a la familia y a los amigos.
Y la gran pregunta; ¿por qué aquí, en el norte (y más norte se hace más notorio) es tan común escuchar a adolescentes decir; me voy a dar una vuelta al mundo, o me tomo un año para recorrer y después vuelvo a trabajar, o, lo cual es bastante común, terminan la universidad, dejan todo y se van a trabajar a otro país y es normal y los padres lo saben y lo aceptan?
Y allá en el sur pareciera que costara muchísimo cortar el cordón y separarse del enclave familiar y de los amigos. ¿Por qué será? ¿Por la cultura, por los afectos, porque los nórdicos son mas bien fríos, por las distancias, por la forma de vivir, porque aquí hay más oportunidades?
En fin, Peter se queda un par de días, trataré de averiguar un poco más como va esa relación, aunque según dijo, hasta el altar no paran.

6 comentarios:

Alicia Seminara dijo...

Por lo menos los ingleses, llevan ya varias generaciones que al terminar la secundaria se toman un año antes de entrar a la universidad.

Es algo muy común y siempre han tenido un espíritu aventurero.

Pero es como todo. Yo no sé a quién habré salido pero desde que pude bancarme sola que viajo, sola o acompañada... Y eso que vengo de familia re tana!

Pero supongo que tiene que ver con cómo te educan y hasta dónde tus padres te apoyan cuando aprendés a volar.

Bandida dijo...

A ver, este es un tema que me interesa mucho y todavia me estoy armando una opinion. Aventuro varios factores:
1) Factor guita: en Australia o Europa la gente joven trabaja y puede ahorrar. Puede pagarse un pasaje de avion con varios meses de ahorro. En Argentina es impensable si trabajas como juan de los palotes de empleado en cualquier lado. Me tomo 3 años juntar la plata para ir 1 mes a estados unidos...y eso que era la epoca de la convertibilidad!

2) Factor valor social: el viajar es un valor en si mismo (al menos para los australianos) y un tick en el cuadradito, como tener titulo universitario o comprarse una casa. Es algo que se espera de uno, algo que es aceptado y fomentado desde que son adolescentes.

3) Factor unidad familiar: no es lo comun que vivas con tus padres cuando terminas el colegio secundario o los primeros años de la universidad. Es al independencia al extremo. Conozco mucha gente que no ha pasado las ultimas cinco navidades con su familia sino en cualquier otro lugar del mundo. Esto hace que las relaciones no tengan el mismo valor que tienen para nuestra cultura.

Pero todavia no tengo una respuesta.
A vos que te parecen los factores que enumere?

Gera dijo...

A mi tambien me parece algo excelente que los ingleses o alemanes viajen así. Realmente con cada viaje que hago vuelvo sintiendo que algunas lineas de pensamiento han sido modificadas en funcion de otras realidades y otras formas de vida que ví.

Es super importante el poder viajar, el abrir la mente pero bueno como para algunos se dificulta un poco mas a nivel de costos.

Igualmente creo que tambien influye el "gen viajero" como lo denomino algun día Alicia Seminara. A algunos nos gusta viajar y hacemos lo imposible para tomarnos un avion a donde sea cuando sea. En mi caso, viajar es la mayor recompensa (cuando viajo por placer y no por trabajo). Aunque me pone muy nervioso la gente en los aeropuertos.

ALICIA B dijo...

RQuerido Omar, creo que hay varios motivos por lo cual la gente de aca, Argentina, no puede, o no quiere viajar demasiado.-
Lo primero es el trábajo, cuesta mucho conseguir un trábajo, cuesta ahorrar, la plata no tiene valor, también esta la parte afectiva,cuesta dejar el nido, por asi decirlo, no hay demasiados aventureros como vos.-En fin tambíen es parte de la educación , de la crianza.-Son distintas formas de pensar.-

Mariana dijo...

Yo no se que decirte... porque yo me fui a vivir a otro pais (a estudiar) a los 16 años... lo cual hicieron mis hermanos tambien y varios amigos. Y despues vivi a 1000km de la casa de mis viejos cuando estaba en la universidad... como hicieron todos mis amigos. Por ahi porque en mi epoca no habia universidad en el sur, ergo los del sur estamos acstumbrados a "salir" de la flia a los 17 años. La mayoria de mis amigos tambien han viajado por el mundo... mas no sea de vacaciones... y yo largue todo y me vine 3 meses a boludear a Europa (y asi conoci al holandes...)... o sea... viajar, viajamos todos. Inclusive mochileando a los 15 años por Chile (lo inconsciente de nuestro padres!).
Por ahi varia por regiones dentro del mismo pais? Yo se que varia mucho la cosa de cuando se deja la casa paterna entre la gente de ciudades grandes tipo BA, Cordoba, Rosario...etc... y los que somos del sur que estas forzado a mudarte cuando te vas a estudiar. Toda la gente que yo conozco (de mi juventud!) vivia solo para los 17 años. En cambio mis parientes porteños siguieron con los padres hasta que se mudaron con algun novio ya entrados los 20. No se, pero si es muy valida tu pregunta.
Se me ocurre quizas que por ahi en estos lares del mundo donde la estabilidad economica es ...mucho mas estable ajajaja que en el sur del mundo, la gente se va sabiendo que cuando vuelvan van a seguir teniendo posibilidades faciles de conseguir laburo, etc. Quizas en el sur del mundo la gente tiende a agarrarse con fuerza de lo que ya tiene, y ni atisbar largarlo por miedo a no poder volver a consegui lo que tenian... no se, reflexion que se me ocurre asi a la pasada porque no se. De todas maneras, yo conoczo en holanda -parentela de mi marido- gente que no ha salido de su pueblo...en toda su vida. Y viven en el medio de Europa.

Omar Magrini dijo...

La verdad que leyendo los comentarios,(en base a experiencias) y otros no, puedo llegar a tener una idea un poco mas armada del porque las diferencias, más o menos notorias, pero diferencias al fin. El factor economico pesa y mucho, la estabilidad del norte no lo es tanto en el sur, auqnue si en sur del otro lado, Australia por ejemplo. Y como dice bandida, los factores sociales y familiares,(crianza, educación, formas de ver la realidad) que en Argentina pesan tambien y mucho, pero por regiones, los estan quienes se van a estudiar a otra ciudad de otra provincia y comienzan asi una migración que luego se amplia a otros horizontes o vuelve al punto de partida y ahi se queda. La refelexion final de MAriana es un poco lo que comentaron todos sobre la estabilidad del trabajo. Bueno sin ir tan lejos hay mucha gente en españa que en toda su vida salio de las fronteras y no cocnocen siquiera los paiss vecinos. Cuando trabajaba en la gencia de viajes hace 3 años solo un 6 % de la poblacion española viajaba al exterior y en aquellos tiempos todavia estaban bien. Asi que se pueden hacer multiples lecturas.
Muchas gracias a todos por su tiempo y por los comentarios.
Un afectuoso saludo y cuidado con el golpe de calor!!
Omar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails