martes, 22 de febrero de 2011

Como el avestruz...

Hoy tengo una dosis de ansiedad más alta de lo normal. También tengo la sensación un tanto claustrofóbica de encontrarme en medio de un túnel largo, semi oscuro, demasiado alejado de la luz. La cabeza embotada, lenta, densa de oscuros pensamientos, aunque trate de alejarlos. Definitivamente, hoy no tengo el mejor de los días, trato de hacer fuerza pero creo que he caído en una especie de bajón, un tanto negativo y lo peor de todo, no sé porque.

Tengo claro que con el correr de los días siento como una especie de sed de naturaleza, a pesar de que el fin de semana estuve en la montaña y en la nieve, pero siento una necesidad imperiosa de largarme de la ciudad; del gris asfalto, de los buses, de los teléfonos, de las redes, de la gente malhumorada, de la crisis y del humo de la polución; al maravilloso, callado e insonoro bosque.
Cuando estuve en Andorra, un chileno que trabajaba en una tienda me dijo que Andorra era muy linda pero le jodia mucho no ver el horizonte. Claro, esta todo lleno de montañas. Pensé.
Y creo que me pasa lo mismo, aqui no veo el horizonte. Necesito cargar pilas, desconectar, huir o regresar según se mire, respirar con normalidad, prender un hogar, sentarme a mirar por una ventana, leer un libro, cocinar o simplemente escuchar los sonidos del silencio, caminar sobre la tierra, o abrazarme a un arbol, en fin.
Leí por ahí, hace unos días, que las ataduras no son para el alma.

Quizá hoy me levante con el pie izquierdo; a las 7,30 sonó el despertador, desayuné y me senté y no me levanté de la compu hasta la 13,30 hrs. Con órdenes de compra, presupuestos, mails y un largo etc. Luego almorcé, después dormité sobre el sillón, me fui al gimnasio, volví y sigo aquí sentado frente a la compu con la pava el mate sobre el escritorio. En definitiva, me siento un poco cargado, cansado, a nivel mental, no físico.
¿Dónde estará escondida la magia de los cuentos? Me cuesta horrores armar una frase, terminé uno para el nuevo libro pero tengo la sensación que esta todo desarticulado. Me siento raro, extraño como el avestruz que quiere esconder la cabeza y olvidarse de lo que pasa afuera, exactamente así.

Pero bueno, quizá sea sólo el estado del día de hoy, raro en mi, pero bueno, mañana será otro día. Ya se los contaré.

3 comentarios:

Alicia Seminara dijo...

Acá estaremos siempre para leerte!!!

Nata dijo...

Ay ay ay, no se si te consuele pero yo ando mas o menos en las mismas, siento que desde que me operaron en febrero (con la herida que se infecto luego) me agarró un bajon anímico que me trajo aparejado un cansancio mental. Pero bueno, acá estoy, luchando por recuperar mis ganas, mi buena onda y esperando que esa Natalia positiva vuelva. Tal vez sea como me dijo Johan (mi novio), que esa Natalia feliz se tomó unas vacaciones y si esta de vacaciones significa que vuelve. En tu caso seguro es lo mismo.

Omar Magrini dijo...

Muchas gracias Alicia! Se siempre van a estar ahi, del otro lado y se agradece!

Nata, tanto tiempo!! Creo que es verdad el bajon animico trae el cansancio, de otra forma no lo puedo explicar. Pero asi como viene, de un momento para el otro se va. A mi ya se me esta yendo y espero que a ti también. Pronto estara de vuelta esa Nata de buena onda que todos conocemos.
Qque tengan un muy buen fin de semana!y gracias por los comentarios.

Omar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails