lunes, 1 de noviembre de 2010

¿Por qué la Casa Windsor no era la casa Windsor?

El sábado a la noche vinieron a casa a cenar dos amigos españoles y entre charla va y charla viene, uno contó que el próximo fin de semana largo (el que viene) se va a Londres por cinco días y que va a recorrer las propiedades de los Windsor. Nos enganchamos hablando de la monarquía y ahí me enteré, (no lo sabía) que la casa Windsor, no fue la casa Windsor hasta 1917 y que dicho nombre en realidad fue puesto por el rey Jorge V en plena guerra mundial.

Aquí una breve síntesis.
La Casa de Windsor, previamente llamada Casa de Sajonia-Coburgo-Gotha (Sachsen-Coburg-Gotha), es la casa real del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte desde la muerte de la reina Victoria I en 1901 hasta nuestros días.
La dinastía capitulará tras la muerte de Isabel II, su actual soberana, ya que sus descendientes adquirieron por decreto real el apellido Mountbatten-Windsor.
La casa Windsor fue renombrada así, el 17 de julio de 1917 por Jorge V, dado el origen germánico del anterior nombre y debido a que entonces el Reino Unido estaba en guerra con Alemania.

El hecho de adoptar el nombre de Windsor fue una medida popular: era una forma de "nacionalizar" una dinastía extranjera desde 1714, alemana y con un sinfín de vínculos familiares e históricos en suelo germano.
Ni los Hannover ni los Sajonia-Coburgo-Gotha carecían de ilustre linaje, aún tenien
do en cuenta que descendían de señores feudales de la Edad Media.

El 10 de febrero de 1840, la reina Victoria I del Reino Unido, nacida en la Casa Real de Hannover, se casó con Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha. El hijo de ambos, Eduardo VII (1841-1910) se convirtió, a la muerte de su madre, en el primer rey de la Casa de Sajonia-Coburgo-Gotha en el Reino Unido, desapareciendo así la Casa de Hannover en Inglaterra. Hay que tener en cuenta que el apellido original de todas las ramas de príncipes de Sajonia es Wettin aunque éste no ha sido utilizado nunca por los reyes de Gran Bretaña de esta familia.

Le sucedió su hijo Jorge V del Reino Unido (1865-1936). Separada ya completamente la dinastía de sus orígenes alemanes, en 1917 cambió su denominación oficial por Casa de Windsor (que alude al castillo de la ciudad inglesa del mismo nombre, construido por Jorge III sobre el emplazamiento de una residencia empleada por los reyes desde el siglo XI), denominación que han conservado los monarcas británicos hasta la actualidad. Bajo su reinado se produjo la independencia de la mayor parte de Irlanda (1922).

Seguidamente ocupó fugazmente el trono su hijo Eduardo VIII del Reino Unido (1894-19
72), cuyo matrimonio con la divorciada Wallis Simpson lo obligó a abdicar el mismo año de su ascensión (1936) en su hermano Jorge VI (1895-1952). Éste, superados sus problemas de tartamudez, mala salud y timidez extrema, se convirtió en un rey muy popular, sobre todo por la dignidad con la que hizo frente a la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).
En esos años permaneció en Londres para compartir la suerte de sus súbditos bajo los bombardeos alemanes, visitando los frentes de guerra para elevar la moral de las tropas y esforzándose por reforzar su amistad personal con el presidente Roosevelt con el fin de ahuyentar la tentación aislacionista de Estados Unidos. En la posguerra desempeñó con total lealtad su papel de rey parlamentario, colaborando con el gobierno laborista, y hubo de asumir los inicios de la descolonización del Imperio británico.
En 1952, Jorge VI dejó el trono completamente asegurado para su hija Isabel, segunda de su nombre (nacida en 1926), que es la actual soberana.


Bueno, gracias a mis amigos españoles aprendí algo nuevo de la historia Inglesa. Nota mental, tendré
que leer un poco más sobre la rica historia de Inglaterra.
Hasta el próximo post.
Fotografías de arriba hacía abajo
Castillo de Windsor.
Emblema de la Casa Windsor.
El rey Jorge V.

3 comentarios:

Cheli dijo...

Muy interesante!
yo tampoco lo sabia y me encantan estos detalles.

Saludos.

Alicia Seminara dijo...

Omar,

el castillo de Windsor es precioso! Ya lo he visitado 4 veces, nunca me aburre, es hermoso por dentro y por fuera.

Tiene exhibiciones permanentes y temporarias. Y St George's Chapel (que de capilla no tiene nada, es tan grande como una catedral!) es in-cre-í-ble!

Cuando vengas a Londres, tomate un tren hasta Windsor, no dejes de visitarlo.

Si querés, me engancho yo también!

Omar Magrini dijo...

Cheli, yo tampoco conocia esa parte de la historia. No deja de resultar interesante.

Alicia
Pues te tomo la palabra y cuando vayamos a Londres nos hacemos una escapadita. Va a ser un honor tenerte como guia!

Un afectuoso saludo y que tengan una muy buen atarde!
Omar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails