miércoles, 29 de julio de 2009

Lo barato, siempre sale más caro.



De regreso en Madrid luego de 3 semanas en Argentina, me permito hacer un pequeño balance del viaje en avión. De la realidad de mi querido país ya hablé en los dos post anteriores, así que ahora voy a postear solamente de lo que fue el viaje en sí, en lo relacionado con los servicios del transporte..
El pasaje para volar a Buenos Aires lo compré tres meses atrás, por una agencia de viajes de Internet, (Como lo hago habitualmente) el costo del ticket aéreo por Air Comet, en ese momento, era más económico que las otras aerolíneas, hablamos de una diferencia de casi € 250 con su competidor inmediato (Tampoco barato). Aclaro que nunca antes había volado por Air Comet, a pesar de ser de los mismo dueños de Aerolíneas Argentinas ( o exdueños, hay un limbo legal por ese tema) cuando consulte tuve buenas referencias del servicio y la flota de aviones es nueva. Así que compre el pasaje y lo guardé. Al mes de la compra me llega un mail donde me anunciaban el cambio de horario de salida desde Buenos Aires, no hay problemas, me dije, una hora más, una hora menos no hace a la diferencia. Volví a guardar el pasaje hasta la fecha de salida.
El día que volaba, me presenté en Barajas, en el mostrador para hacer el check in (con tres horas de anticipación) y muy amablemente me informan que había sobreventa de pasajes. Ante mi cara de asombro, me proponen viajar al día siguiente y, a modo de compensación me daban € 300 y una noche de hotel, siempre y cuando el avión se llenara, caso contrario viajaba igual. O sea, la sobreventa no era tal o no estaban seguros de que lo fuera. Mi respuesta, también amablemente, fue negativa, tenía estar al otro día en Buenos Aires a media mañana. "
Bueno" me dijo el señor y comenzó las tareas de facturación.
-Te tengo que pedirle un favor, -le dije- ¿tendrá el asiento libre al lado de la salida de emergencia?. Por las piernas, se me acalambran con tantas horas de viaje y necesito estirarlas”. Como verá, soy un poco largo.
-Sí… tengo libre ese asiento, pero son €50 más. -dijo tratando de poner su mejor cara.
Pagué (no me quedaba otra, eran los €50 o los calambres) y en 2 horas estaba sentado en mi asiento, al lado de la salida de emergencia, muy cómodo con mis piernas estiradas para poder aguantar las 13 hora y media del viaje hasta la lejana y misteriosa Buenos Aires. Luego pasaron vendiendo los auriculares, como yo tenía los auriculares de otra aerolínea, le pregunto a la azafata, muy amablemente:
-¿Estos me sirven?
- Sí, no hay problemas puede usarlos, sólo que tiene que pagar € 5 para poder ver todas las películas, hay una sola película gratis.
-Muchas gracias.- dije, agarré mi libro y me puse a leer hasta la cena.

Me dejaron la bandeja con un cuadradito de plástico de 3 cm x 4 cm con ensalada, seguramente me confundieron con un canario, porque la ensalada eran dos cucharaditas de zanahoria rallada con huevo duro. En otra bandejita, un poquito más grande, había 12 granos de arroz hervido con 3 pedacitos de pollo. Un pancito y en otra diminuta bandejita un bocadito de torta rellena de chocolate. (Casi para tapar la carie de la muela)
-Una cerveza, por favor. –le pido a la azafata.
-Como no, son € 3 – me dijo sonriente.
-¿Hay algo gratis, digo, que esté incluido en el precio del pasaje?
-Sí –dijo ella- Agua, jugo, gaseosa, té y café. Las bebidas alcohólicas se pagan aparte.
Sabiendo como podía venir la mano, yo tenía en la mochila un par de sándwich de jamón crudo y queso, así que los saqué y me puse a comer, como refuerzo de la cena, no es cuestión de estar volando a casi 12 .000 metros arriba del atlántico y pasar hambre. Note cierto aire como de envidia en algunos pasajeros de mi entorno, pero lo dejé pasar. Para cuando se empezó a mover un poco, tenía la panza llena y el corazón contento.
Luego de casi 11 horas de vuelo sirvieron… ¿ y el desayuno?... ¿alguien lo vio?, una magdalena y un sándwich, (pequeño, chico, ínfimo) de jamón y queso y… nada más. Con agua, jugo, te y café. Nuevamente a la despensa de la mochila, saqué un paquete de galletitas de chocolate rellenas, la envidia de los pasajeros y la presión de sus miradas eran insostenibles y comprensibles. Me las comí todas rápido, no me alcanzaba para todos. (je, je, je)
Al otro día de llegar, un mail de la agencia virtual, informándome que modificaban mi fecha de regreso del viernes al sábado, así sin más. Y bueno, una mancha más que le hace al tigre.
Como podrán imaginar en el viaje de vuelta pase por lo mismo otra vez, pagar los €50 por el asiento y llevar la mochila llena de comida, esta vez con alfajores santafesinos y Jorgitos y sanguches de mondiola, salamín y queso de campo y las 11,30 horas (de regreso son menos horas que de ida) se me pasaron volando.
Pero, no hay caso, lo barato, a la larga, siempre te sale más caro.

10 comentarios:

Ale Sarco dijo...

Bueno, no te fue tan mal después de todo. Hay muchas historias de terror mucho peores tanto en Air Comet como en Air Europa.

Meryas dijo...

Yo tuve muchisima suerte, compre mi pasaje una semana antes en una oferta muy buena con TAM. Era la primera vez que viajaba en avion asi que podria haberme encontrado con cualquiera de esas cosas y yo, ya supondras, no iba preparada. Pero las peliculas eran gratis, habia tres menus de comida, musica, juegos frutas, y bebida ja. No paro de recomendar a TAM (especialemnte despues de haber viajado con Ryan Air.)

Gera dijo...

Es como decis, lo barato sale caro, como que al precio inicial del pasaje despues le tenes que agregar minimo 100 euros mas.
La comida de los aviones es de terror, yo ya me llevo mi provision siempre al menos de galletitas y afines.
A donde se fue el glamour de volar? Que paso de las azafatas super modelos?
En fin...

CAS dijo...

Como dice GERA: dónde quedó el glamou? aunque yo concretaría más la pregunta: dónde quedó el sanguche de mondiola??? qué rico!!!
Se ve que tenés buen sentido del humor, porque mirá que pasar el tiempo "volando" de esa manera, tantos euros mediante...es para agotarle la paciencia a cualquiera!!!

Bueno, de vuelta al barrio, pronto para salir de parrillada los domingos. Los sandwiches de mochila, los dejamos para el próximo viaje al sur.

Bien venido (o bien ido??)
besotes

Alicia Seminara dijo...

Omar!

Qué paciencia y qué bien educado que estás! A mí se me hubiesen volado los pájaros enseguida! Y me hubiese muerto de hambre!

Marian dijo...

Jamas habia escuchado el nombre de esa compania!
Acabo de leer en el diario que British air va a suprimir la comidas gratis!

Yo soy una vieja chota (de 33 anios) con infulas de reina asi que prefiero pagar caro, pero viajar bien. Por lo gral en Air france ado de a mi marido (Que mide 2m) siempre le dan asientos comodos, a mi embarazada por poco no me tiraban la alfombra roja y me hacian masajes en los pies, y cuando viaje con hijo siendo bebe el azafato por poco no hace de nanny. Ahora viajo con alitalia adonde siempre me trataron bien tambien aunque las tanas no sueltan una sonrisa ni de casualidad. En KLM, pasan cada dos horas a ofrecerte comida: sanguchitos, helados, tortas...etc. Pero claro... salen arriba de los 1000euros...
Quedo asombrada con lo de Air comet...digo, el nombre... comet, cometa... tenes que pagar una cometa para poder viajar relativamente bien!

Omar Magrini dijo...

Ale:
Tenes razón, dentro de todo, fueron solo pequeños percances. Conozco alguna de esas historias.

Meryas:
Me alegroq ue tu primer viaje por TAM haya sido muy bueno y al menos que haya faltado ni comida ni bebida jajajajajaj. Lo de ryanair da para otro post.

Gera.
Yo también cada vez que viajo, pongo en la mochila galletitas, alfajores y demás cosas dulces. Al menos para engañar el estómago. Nunca sabes si te vas a quedar con hambre.

Casandra:
El sanguche de mondiola me lo manduqué a las pocas horas de salire de bs. as!!! jajajajaj luego el de salin y queso de campo, para cuando ya habia pasado unas 6 horas de viaje. La altura me da hambre!!! La parrilla uruguaya me espera, pronto estare por ahi.

Alicia:
SI una cosa aprendí es que nunca se debe perder los estribos en un aeropuerto o dentro de un avión. He visto situaciones fatales, por eso paciencia, amabilidad y la mochila llena.

Marian:
jajajajajajj viejos son los trapos. Cuando viaje por air france, comi muy bien a la carta y toda la milonga, pero me acalambré, ya que la distancia entre los asientos era muy poca y me tuve que enroscar las piernas alrededor de la cabeza jaja pero el servicio es muy bueno. COn alitalia no viaje nunca.

Un afectuoso saludo para todos y que tengan un muy lindo fin de semana.
Omar

Nituni dijo...

Muy bien! Yo tambien llevo siempre, como minimo, una cajita de barras de ceral, una banana, botella de agua, etc. No es cuestion de andar pasando habmbre a esas alturas, vio?

abuelo Andrés dijo...

Es verdad, lo barato siempre sale caro, tenemos que estar dando dinero hasta por respirar y gracias a que llevabas la mochila como almacen alimenticio.
He entrado en tu post por una de las ventanillas que la azafata dejó abierta.
Un saludo.

Omar Magrini dijo...

Nituni, jajajajaj muy bueno, me habia olvidado de las barras de cereal!!!No deben faltar en la mochila de todo caballero.

Abuelo Andrés, por suerte despues la azafta se dió cuenta de la ventanilla abierta y la cerró jajaja, dijo que hacia fresco entraba mucho aire frío! jajaja Gracias por la buena onda!

Omar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails